Malos hábitos alimenticios en adolescentes

Malos hábitos alimenticios en adolescentes

La adolescencia es la etapa de la rebeldía. Los adolescentes se rebelan contra la autoridad, las reglas y también, contra la comida. Esto es muy peligroso para su salud, pues pueden aparecer problemas que van desde la obesidad hasta la anorexia y la bulimia.

Si tienes hijos jóvenes, es importante que tomes medidas para que adopten la alimentación saludable que necesitan para crecer y desarrollarse con buena salud. Te presentamos algunos típicos malos hábitos alimenticios en adolescentes y consejos para que puedas afrontarlos.

Hoy en día, debido a los factores culturales, el ambiente en el que vivimos, la influencia de los grupos de amigos y los mensajes procedentes de los medios de comunicación y el entorno social general, es habitual que los adolescentes cometan errores en su conducta alimenticia, como por ejemplo:

  • Excluir comidas, sobre todo el desayuno, que tiene una gran importancia porque proporciona la energía y los nutrientes necesarios después del ayuno nocturno, contribuyendo a un mayor rendimiento y concentración en el colegio.
  • Picotear de manera exagerada entre horas.
  • Tener despreocupación por unos hábitos saludables, consumiendo alcohol, tabaco u otras drogas.
  • No practicar ningún deporte.
  • Elevada ingesta de comidas rápidas como pizzas, hamburguesas, etcétera. También refrescos, golosinas, bollería industrial con alta cantidad de calorías y pocos nutrientes.
  • Bajo consumo de calcio, como leche, quesos, yogures…
  • Mayor inclinación a realizar dietas bajas en calorías, siendo en muchos casos dietas vegetarianas o muy restrictivas, que pueden llegar a provocar carencias de distintos nutrientes.

Además, la presencia de alimentos integrales como el pan, los cereales, el arroz o la pasta, es muy escasa en los menús de estos jóvenes. A estas costumbres se suman otras tendencias marcadas por los horarios irregulares de las comidas, sobre todo los fines de semana, la ausencia de alguna de ellas -como el desayuno o la cena- y la ingesta de raciones exageradas de alimentos o de productos poco saludables. Entre otros aspectos que influyen en estas rutinas, destacan:

Seguir dietas de adelgazamiento: en la adolescencia es uno de los pasos claves que origina el inicio de un trastorno grave de la conducta alimentaria

El precio de la comida rápida: el coste barato de la “fast food” y de los alimentos precocinados (pizzas, lasañas, croquetas, empanadillas, hamburguesas, perritos calientes y similares) y su disponibilidad casi en cualquier lugar y a cualquier hora, favorece que este tipo de comida resulte muy asequible y apetecible para los adolescentes. Además, aunque la oferta abarca alternativas más saludables, como ensaladas variadas, macedonias de fruta, yogures o alimentos a la plancha, su buena apariencia se esfuma entre los ingredientes extras añadidos, las salsas, las cremas y los siropes dulces de los postres.

Cenas frías y ligeras: la práctica común entre muchos adolescentes -más propio de las chicas- de tomar una cena ligera y fría a base de ensaladas, queso fresco, fruta o yogur con cereales puede explicar las molestias digestivas más comunes, como la hinchazón abdominal y el estreñimiento.

Picoteo de alimentos muy energéticos: los dulces, como la bollería y las chucherías, o los snacks salados combinados con los refrescos son el tentempié elegido en los encuentros entre adolescentes en el recreo, a media tarde o en los ratos de ocio durante los fines de semana.

Estos hábitos dietéticos irregulares afectan a la sincronización de numerosos ritmos circadianos, en particular, los relacionados con las funciones digestivas y metabólicas.

A largo plazo, se altera la funcionalidad de órganos vitales como el páncreas, el hígado y el estómago. Estas situaciones predisponen a los jóvenes a desarrollar desde edades tempranas problemas digestivos e, incluso, aumenta el riesgo de enfermedades crónicas, como las cardiovasculares y la obesidad. El momento del día en que se tomen los alimentos y la frecuencia con que se consuman son claves para mantener una buena salud.

Fuente : Malos hábitos alimenticios en adolescentes

Articulos relacionados

-Guerra a la celulitis

  Guerra a la celulitis. La celulitis es una enfermedad que ataca a la mayoría de las mujeres, pero hay un porcentaje de hombre que puede tener esta enfermedad. Hay 5 tipos de celulitis bien clasificadas: Celulitis generalizada: se ve principalmente en personas ...
Recomendaciones caseras para prevenir la acidez

-Recomendaciones caseras para prevenir la acidez

La acidez es un problema muy común en nuestros días, especialmente debido a los malos hábitos alimenticios que la vida moderna ha generado. Los síntomas más frecuentes son sensación de ardor y dolores fuertes en el estómag ...
Facebook y los desórdenes alimenticios

-Facebook y los desórdenes alimenticios

¿Qué tiene que ver Facebook con la anorexia, la bulimia, la obesidad y demás desórdenes alimenticios? Lamentablemente, mucho. A la exposición frecuente a los medios de comunicación, que promueven un ideal de belleza perfecto pero inalcanzable a través de las publicidades o ...
Malos hábitos que causan dolor de espalda

-Malos hábitos que causan dolor de espalda

El dolor de espalda, especialmente el que se localiza en la zona baja, no es consecuencia exclusiva de estar mal sentados en la silla de la oficina. Sí, todo comienza cuando sin querer adoptamos una mala postura, pero hay muchos otros malos hábitos que pued ...
Consejos para padres de niños obesos

-Consejos para padres de niños obesos

Los padres tienen gran influencia en la salud de sus hijos, no sólo para prevenir, sino también, para revertir y tratar enfermedades, por eso, en el caso de niños y adolescentes con obesidad, resulta fundamental que los padres se involucren en el tratamiento para enfrentar con ...

Deja un comentario