Para mejorar tu experiencia en esta web utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios. 
Has clic  para consentir la utilización de cookies Acepto el uso de cookies.   mas info

Buenos hábitos alimenticios

Buenos hábitos alimenticios

Un buen estado de salud comienza por una correcta alimentación. Por eso  te presentamos una serie de buenos hábitos alimenticios que no deberás ignorar si quieres mantenerte fuerte y en forma.

Consume una variedad de alimentos ricos en nutrientes. Necesitas más de cuarenta nutrientes para mantener la buena salud y por lo tanto tu dieta debe ser completa. Tu comida diaria debe incluir pan y otro productos integrales, frutas, verduras y granos. Carnes rojas magras, carnes blancas y pescado. La cantidad de estos alimentos dependerá básicamente de tus necesidades energéticas.

Come porciones moderadas. Si mantienes las porciones en un tamaño adecuado es más probable que te mantengas saludable. Además, come regularmente. Saltearte las comidas hará que tengas hambre y eso resultará en atracones posteriores. Además, si te sientes demasiado hambriento será más probable que te despreocupes del aspecto nutricional. Ten claro que los snacks entre comidas pueden refrenar tu hambre pero jamás deberían sustituir a ninguna de las comidas.

No elimines ciertos alimentos, simplemente modera su consumo. Si eres amante de los dulces o de los alimentos altos en grasas no tienes porqué desterrarlos totalmente de tu dieta. Es suficiente con que sepas moderar la cantidad y la frecuencia con que los comes. Si comes carnes con demasiada grasa o tomas productos lácteos no descremados es probable que estés comiendo demasiada grasa. Utiliza la etiqueta de nutrientes para balancear tus opciones.

Dieta variada

Una dieta equilibrada debería proveer tanto la energía (calorías) que necesitamos  para realizar nuestra actividad diaria  como los nutrientes (proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas, minerales y agua) necesarios  para construir y reparar las estructuras orgánicas y regular los procesos metabólicos .

¿Cómo nos aseguramos de proporcionar todo lo necesario? La clave está en una dieta variada que incluya: frutas, verduras, legumbres, cereales, lácteos, huevos, pescado y carne.

 Frutas y verduras

Las frutas y verduras son muy ricas en vitaminas y minerales, tienen un bajo contenido en calorías y sodio, y carecen de colesterol. Deberíamos consumir diariamente al menos un buen plato de verduras frescas o, mejor aún, una buena ensalada. Y tomar, como mínimo, dos piezas de fruta al día, entera o en zumo.

Legumbres y cereales

Las legumbres aportan una cantidad y calidad de nutrientes muy importantes para nuestro organismo como vitaminas, minerales, hidratos de carbono y fibra, y nos brindan una buena cantidad de proteínas. Su contenido graso es escaso, aproximadamente un 3% de grasas vegetales que contribuyen a disminuir el colesterol.

Los cereales y sus derivados son ricos en carbohidratos y fibra. Contienen minerales como el calcio, fósforo, hierro y potasio, y todas las vitaminas del complejo B. El contenido proteico es muy variable, entre un 6 y un 16% del peso. En la mayoría de cereales naturales, el contenido en grasas es muy bajo.

Los productos de bollería y pastelería no los incluiríamos entre los cereales, ya que en su elaboración suelen añadir, en grandes cantidades, grasas, azúcar y otros aditivos.

Las legumbres y cereales deberían constituir la base de nuestra dieta. Pero deben combinarse para obtener proteínas de calidad, porque, los aminoácidos esenciales que faltan en un grupo, se encuentran en el otro.

Carnes y pescados

La carne y el pescado aportan la mayor proporción de proteínas de alto valor biológico de todos los alimentos. También son una fuente de vitaminas B1, B2, B3 y B12 en el caso de la carne, y de vitaminas A y D en el pescado. La carne es rica en hierro, fósforo y potasio, mientras que el pescado proporciona yodo, calcio y fósforo.

El principal problema de la carne es su alto contenido en grasas, que es mayoritariamente grasa saturada, y contiene colesterol. Aunque, el porcentaje de grasas puede variar mucho de unas carnes a otras. Los pescados azules también tienen un alto contenido en grasas, pero, a diferencia de las carnes, son grasas con propiedades beneficiosas para la salud.

Lácteos y huevos

La leche y los huevos suministran las proteínas más completas que podemos encontrar, y están libres de aditivos y toxinas por lo que deben formar parte de nuestra dieta. Los huevos contienen hierro y otros minerales, y son abundantes en vitaminas del grupo B. La leche, por su parte, proporciona calcio, fósforo y vitaminas A y D.

En su contra está la cantidad y el tipo de grasa que contienen. Los productos lácteos en general son una de las mayores fuentes de grasas saturadas, por lo que es preferible consumirlos desnatados o semidesnatados. La yema del huevo contiene gran cantidad de colesterol (la clara de huevo no contiene colesterol), y debemos limitar su consumo.

 Aquí te ofrecemos algunos consejos que puedes poner en práctica desde hoy mismo.

  1. Crea un ambiente agradable en torno a la mesa.  La comida alimenta el cuerpo y el entorno alimenta el espíritu. Haz que tu familia se reúna a comer al menos una vez al día. Aprovecha para compartir lo ocurrido en la casa, la escuela o el trabajo y estrecha así la comunicación y la unión familiar.  Involucra a los niños a que pongan la mesa y a que te ayuden en pequeños quehaceres como a preparar la ensalada o a servir el agua.  Usa esa vajilla nueva que tienes guardada, y el mantel o los individuales de colores bonitos. No hay por qué esperar a una ocasión “especial” para estrenarlos. ¡Hazlo hoy mismo!
  2. Evita que tus hijos se acostumbren a comer frente al televisor.  Comer es también una actividad social, ideal para compartir, no para aislarse. Además de que frente al televisor se come de más, es una mala costumbre que debes eliminar de tu entorno familiar. Si es posible, evita también los teléfonos celulares.
  3. No restrinjas los alimentos. ¿Tu hijo tiene sobrepeso? En lugar de “quitarle” comida, prepárale comidas más ligeras y saludables y estimúlalo a hacer ejercicio. Si desde que es muy pequeño le restringes los alimentos, aumentarán las probabilidades de que desarrolle enfermedades como la bulimia y la anorexia más adelante.
  4. Tampoco catalogues a los alimentos como “buenos” o “malos”.Claro que no le convienen ni las golosinas ni la comida chatarra, pero evita categorizar a los alimentos porque todo es relativo. En vez de eso, ayúdalo a asociar lo que come con las actividades que le gustan y le interesan: la leche fortalece los huesos que le permiten jugar al fútbol; las frutas contienen vitaminas y antioxidantes que mejoran la apariencia de su cutis si padece de acné, por ponerte algunos ejemplos.
  5. Lleva a tu casa alimentos sanos. Si no compras alimentos procesados, llenos de grasa y con muchas calorías, tus hijos no podrán comerlos. En su lugar, coloca frutas en un frutero al alcance de todos, y ten a la mano verduras cortadas en trocitos en el refrigerador (hielera). En lugar de galletitas repletas de azúcar, pon en tu alacena o en la nevera, y bien accesibles cereales, tostadas de pan integral, yogur y frutos secos.
  6. Esfuérzate por explorar nuevas recetas que no sean muy complicadas pero que ayuden a brindar más sabor y variedad a los alimentos que sirves a menudo. El pollo, el pavo, y el cerdo magro se prestan de maravillas para presentarlos de muchas formas.  Buscar maneras novedosas de servir los vegetales, que son por lo general los menos “populares” entre el público infantil.
  7. Enséñales la importancia de un buen desayuno.  Es la primera comida del día y la base para que funcionen bien en la escuela.  Si desde chicos se acostumbran a desayunar, no se saltarán esta importante comida más tarde en la vida.
  8. Olvídate de obligarlos a limpiar el plato. Si el niño se siente lleno, que pare de comer. Así aprenderá a escuchar y a respetar las señales de su propio cuerpo. Obligarlo a terminarlo todo le inculcará el mal hábito de seguir comiendo aunque esté satisfecho.
  9. No uses los alimentos como premio o castigo.  En lugar de premiar una buena nota con un helado, o quitarle el postre por portarse mal, lleva al niño al parque a jugar o limita su horario de televisión.
  10. Si tienen edad suficiente, llévalos contigo al supermercado y pídeles ayuda para seleccionar los alimentos. Aprovecha para enseñarles a escoger la fruta, las carnes y hasta los postres y explícales de manera sencilla por qué seleccionas un producto y no otro.

Fuente : Buenos hábitos alimenticios


Articulos relacionados

Facebook y los desórdenes alimenticios

Facebook y los desórdenes alimenticios

¿Qué tiene que ver Facebook con la anorexia, la bulimia, la obesidad y demás desórdenes alimenticios? Lamentablemente, mucho. A la exposición frecuente a los medios de comunicación, que promueven un ideal de belleza perfecto pero inalcanzable a través de las publicid...
Dieta de comida para bebé

Dieta de comida para bebé

La comida para bebé o  potitos  son ricos, no solo a los bebés les gusta, los potitos son sanos y deliciosos. Ahora, hacer una dieta en base a ellos es otra cosa. La dieta de la comida para bebé es la nueva novedad en cuanto a dieta de Hollywood, todo porque algunas ilustres  señ...
Suplementos alimenticios: ¿Buenos o malos para el cuerpo?

Suplementos alimenticios: ¿Buenos o malos para el cuerpo?

Muchas veces se habla de los suplementos alimenticios como productos que colaboran al mantenimiento del cuerpo en perfectas condiciones. Generalmente esta clase de fármacos son ingeridos por personas que no tienen hábitos de alimentación muy saludables y que ...
Normas de higiene y buenos hábitos para cocinar al aire libre

Normas de higiene y buenos hábitos para cocinar al aire libre

Normas de higiene y buenos hábitos para cocinar al aire libre. Como hemos dicho todos estos días: viene ya la época del buen clima, donde la piscina, la barbacoa y sus alrededores pasan a ser protagonistas absolutos. Cocinar al aire libre es una tentació...
Hábitos alimenticios que nos permiten cuidar de los dientes

Hábitos alimenticios que nos permiten cuidar de los dientes

Cuidar de la salud de nuestro cuerpo también incluye cuidar de nuestros dientes, la alimentación también es un elemento que influye muchísimo en ellos, por eso, te damos hábitos alimenticios saludables que te ayudaran a lograr una dentadura perfecta. ¡Pr...
Buenos hábitos alimentarios

Buenos hábitos alimentarios

¿Estás intentando mantener buenos hábitos alimentarios? En VivirSalud te animamos a que lo hagas y para eso te acercamos una pequeña guía para comenzar. Verás que una vez que comiences a desarrollar buenos hábitos te sentirás mucho mejor. Lograrás tener un cuerpo y una mente mucho...
Guerra a la celulitis

Guerra a la celulitis

Guerra a la celulitis. La celulitis es una enfermedad que ataca a la mayoría de las mujeres, pero hay un porcentaje de hombre que puede tener esta enfermedad. Hay 5 tipos de celulitis bien clasificadas: Celulitis generalizada: se ve principalmente en personas obesas, con malos hábitos alim...
Buenos hábitos de higiene

Buenos hábitos de higiene

Los buenos hábitos de higiene son esenciales en el cuidado de la salud. Si no nos bañamos con frecuencia, olvidamos de lavarnos las manos o no nos cepillamos los dientes luego de comer, estaremos en condiciones de contraer muchas, y graves, enfermedades. Como no somos individuos aislados ...
hábitos alimenticios para evitar el acné consejos útiles y mas

hábitos alimenticios para evitar el acné consejos útiles y mas

En el pasado, los investigadores sorprendieron a algunas personas cuando informaron que la dieta podría de hecho, afectar a los brotes de acné. Desde el primer informe, en múltiples revistas científicas, alimentos comunes como la leche, estaban vi...
Estrategias probadas para que los niños se coman la verdura

Estrategias probadas para que los niños se coman la verdura

Es sabido que los niños en general no poseen buenos hábitos alimenticios y con frecuencia, se niegan a comer la verdura, así como otros alimentos saludables. Y aunque mucho depende de los hábitos del hogar y de los adultos que representan el ejemplo a seg...
Malos hábitos alimenticios en adolescentes

Malos hábitos alimenticios en adolescentes

La adolescencia es la etapa de la rebeldía. Los adolescentes se rebelan contra la autoridad, las reglas y también, contra la comida. Esto es muy peligroso para su salud, pues pueden aparecer problemas que van desde la obesidad hasta la anorexia y la bulimia. Si tienes...
¿Los malos hábitos alimenticios inciden en las personas, de que forma?

¿Los malos hábitos alimenticios inciden en las personas, de que forma?

La vida moderna nos ha obligado a cambiar nuestros hábitos alimenticios y a acomodarnos a las nuevas realidades y disponibilidades de alimentos, con los consecuentes excesos y déficit nutricionales. Es común la presencia de déficits y ex...

Tambien te puede gustar