Para mejorar tu experiencia en esta web utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios. 
Has clic  para consentir la utilización de cookies Acepto el uso de cookies.   mas info

Ejercicios de kegel

Ejercicios de kegel

Los ejercicios de kegel sirven para que hombres y mujeres fortalezcan el área púbica del cuerpo y para ambos hay muchas ventajas gracias a estos simples movimientos que puedes hacer en cualquier lugar donde estés y en cualquier momento. Quizás para los hombres sea más difícil lograr hacerlos en cualquier lugar pero se pueden manejar.

El área púbica está controlada por un músculo que detiene el flujo de la orina por completo. Por ejemplo, cuando vamos a orinar y apretamos esa zona, podremos ver que se detiene el líquido. Ahí sabrás de cuál músculo te hablo y necesitas hacer este ejercicio para poder ubicarlo.

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de Kegel fueron ideados por el Dr. Arnold Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Hasta entonces, las mujeres, o bien soportaban como podían la incontinencia urinaria (imposibilidad de retener la orina al reír, toser, estornudar o saltar), o bien debían pasar por el quirófano, lo cual tampoco era siempre una garantía de solución.

Hay varias maneras de realizar los ejercicios de Kegel, pero todos se basan en contraer y relajar el músculo pubococcígeo o PC (también conocido como músculo del suelo pélvico) repetidas ocasiones, con el objetivo de incrementar su fuerza y resistencia, y así prevenir o evitar la incontinencia urinaria y otros problemas relacionados.

El músculo PC es el principal músculo del suelo de la pelvis. Tiene una conexión nerviosa que alcanza el nervio pélvico, una ramificación que conecta el útero y la vejiga en la mujer. (En el caso del hombre, conecta la vejiga y la próstata con la parte inferior de la columna vertebral.) Si el músculo PC es fuerte, se convierte entonces en el mayor transmisor de energía. En el hombre la contracción de este músculo estimula la próstata y en la mujer el útero.

¿Cuales son los músculos del suelo pélvico?

El suelo pélvico es un sistema de músculos y ligamentos que cierran el suelo del abdomen manteniendo en posición correcta y en suspensión la vejiga, el útero y el recto en contra de la fuerza de la gravedad. El debilitamiento del suelo pélvico provoca uno o varios de los siguientes trastornos: incontinencia urinaria de esfuerzo, prolapsos (caída de los órganos intrabdominales) y disfunciones sexuales.

¿Por qué debería hacer los ejercicios de Kegel durante y después del embarazo?

Fortalecer los músculos del suelo pélvico te ayudará a:

  • Eliminar o evitar la incontinencia agravada por el peso del bebé sobre tu vejiga durante el embarazo.
  • Facilitar el parto al producirse menos desgarros (y posiblemente evitar una episiotomía) con menor dolor tras el parto.
  • Incrementar la circulación sanguínea en la zona rectal, ayudándote a curar más rápidamente un desgarro o episiotomía y reducir la posibilidad de hemorroides.
  • Evitar el prolapso (salida de sitio) del útero, vejiga y otros órganos de la zona, después de tener al bebé.
  • Volver a tus actividades normales después del parto sin temor a la incontinencia cuando rías, tosas, estornudes o saltes.
  • Incrementar el placer sexual. Los ejercicios de Kegel son esenciales para tonificar los músculos vaginales y volver a una vida sexual normal tras el parto.

La incontinencia tras el parto afecta alrededor del 30% de las mujeres, y las hemorroides a un 50% de las embarazadas. Ambos problemas pueden evitarse haciendo ejercicios de Kegel cada día.

¿Sabías que el 45% de las mujeres padece incontinencia urinaria?

El problema de la incontinencia se genera al debilitarse los músculos del suelo pélvico. Éstos sostienen la parte baja del abdomen como un arco protector en forma de hamaca flexible, y ofrecen el apoyo y sostén necesarios para la vejiga, el útero y el intestino inferior.

A través del suelo pélvico pasan los conductos de salida al exterior de estos tres órganos: la uretra, la vagina y el recto.

Además de las consecuencias físicas, la incontinencia también origina problemas psicológicos y sociales. En opinión del doctor Miguel Ángel Jiménez Cidre, director del Centro de Estudios sobre la Incontinencia (CEIN), quienes sufren la incontinencia deben hacer frente a los prejuicios y la desinformación existentes en el entorno de las afectadas. «Entre estas consecuencias, tenemos la pérdida de autoestima y la limitación de la actividad física, sexual y laboral cuando no reciben tratamiento». Las afectadas, además, también pueden presentar trastornos emocionales relacionados con la enfermedad, como ataques de pánico, estrés y depresión.

¿Cuáles son las causas que debilitan el suelo pélvico?

  • Embarazo: por el peso del útero
  • Parto: al pasar el bebé a través de la vagina
  • Posparto: ejercitar precozmente abdominales o realizar saltos, practicar deportes o llevar pesos.
  • Deportes: en especial los de «saltos» y de «impacto»
  • Menopausia: por los cambios hormonales, ya que provocan pérdidas de flexibilidad y atrofia e hipotonía.
  • Herencia: dos de cada diez mujeres tienen debilidad innata en los músculos del suelo pélvico.
  • Hábitos cotidianos: retener la orina, vestir prendas muy ajustadas, practicar canto, tocar instrumentos de viento.
  • Otras causas: obesidad, estreñimiento, tos crónica, estrés y otras.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son una forma de venas varicosas que se producen de forma habitual durante el embarazo debido a la creciente presión sobre las venas del recto. Puede ser que ocurran por primera vez o que se agraven por culpa del embarazo. Algunos de los síntomas de las hemorroides son picores, dolor y sangrado en el ano. Si notas sangrado rectal durante el embarazo, consulta con tu médico. A pesar de que lo más probable es que se trate de hemorroides, es mejor que un médico descarte otras posibilidades más serias. Puede ser que necesiten una cirugía menor, pero habitualmente remiten solas tras el embarazo.

¿Cómo identifico y aíslo los músculos del periné para hacer los ejercicios de Kegel?

La manera más sencilla de reconocer el músculo perineal es deteniendo la micción a intervalos. Si puedes hacerlo, incluso aunque sea parcialmente, habrás localizado los músculos que deberás ejercitar para los ejercicios de Kegel. Siéntate con las piernas confortablemente abiertas, intenta detener la orina y vuélvela a dejar fluir sin mover las piernas. Si puedes hacerlo sin esfuerzo, es que tienes músculos pélvicos fuertes. Haz esta prueba únicamente para reconocer los músculos; no la realices habitualmente como un ejercicio más ya que podría causarte una infección de orina.

Otra forma de identificación consiste en insertar un dedo limpio en la vagina e intenta apretarlo. Si notas algún movimiento muscular es que has dado con él. Intenta repetirlo tantas veces al día como puedas, empezando por unas 50 hasta alcanzar las 300 al día. A medida que tu musculatura esté más tonificada, podrás notar que aprieta mas.

¿Cuando debería hacer los ejercicios de Kegel?

Una vez has identificado los músculos del suelo pélvico, puedes hacer los ejercicios de Kegel cuando y donde quieras, ¡porque nadie sabrá que los estás haciendo!

Si tras realizar los ejercicios te notas fatigada, con dolor en la espalda o músculos abdominales, o irritabilidad nerviosa, es un signo de que estás apretando con los abdominales, la espalda, los muslos o los glúteos. Intenta relajarte y contraer solamente los músculos del suelo pélvico.

Si ya padezco incontinencia urinaria, ¿cuanto tiempo tardaré en notar mejoría con los ejercicios de Kegel?

Si realizas alrededor de 200 repeticiones al día (cuatro series de 50), se necesita de 6 a 12 semanas para notar mejoría, según el departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Iowa. Es un proceso lento, que además deberás hacer de por vida, pero que te recompensará con creces.

En un estudio aparecido en la revista Obstetrics and Gynecology, científicos suizos encontraron que las mujeres que empezaron a hacer los ejercicios simples, dos meses después del parto y durante doce semanas, tuvieron significativamente menos problemas de incontinencia urinaria que mujeres que no los realizaron. Alrededor del 60% de las mujeres que ejecutaron los ejercicios dos veces a la semana, bajo supervisión, informaron de una gran mejoría en su capacidad de control de los músculos de la vejiga. Además de los ejercicios, las mujeres tomaron parte en un programa de entrenamiento por ordenador para ayudarles a que fueran más conscientes y tuvieran mejor control de estos músculos usando electroestimulación. Una pequeña descarga eléctrica en los músculos pélvicos a través de la vagina les ayudó a mejorar la resistencia de dichos músculos.

Estos ejercicios deben ser supervisados por fisioterapeutas, y se ofrecen en los servicios de rehabilitación de la Seguridad Social española. En algunos casos graves, como cuando a la mujer se le hace imposible reconocer los músculos del suelo pélvico, la estimulación eléctrica y el uso de aparatos que faciliten su realización son fundamentales.

Los ejercicios de Kegel

1. El lento
Aprieta los músculos como hiciste cuando intentaste detener la orina, tirándolos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces.

Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20. Cuanto más tiempo consigas aguantar la contracción de los músculos, más fuertes se harán.

2. El rápido
Aprieta y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos (lo que suceda primero). Empieza con 10 repeticiones cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.

3. El ascensor
Este ejercicio requiere cierta concentración, pero sus resultados son muy buenos. Tu vagina es un tubo muscular con secciones en forma de anillo dispuestas una sobre otra. Imagínate que cada sección es una planta diferente de un edificio, y que subes y bajas un ascensor tensionando cada sección. Empieza subiendo el ascensor suavemente hasta la primera planta, aguántalo durante un segundo, y sube hasta la segunda planta. Sigue subiendo tantas plantas como puedas (normalmente no más de cinco). Para bajar, aguanta también un segundo en cada planta. Cuando llegues abajo, intenta ir al sótano, empujando los músculos pélvicos hacia abajo durante unos segundos (tal y como si estuvieras de parto). Finalmente, intenta relajar por completo la musculatura durante unos segundos. Sobre todo, no te olvides de respirar pausadamente y de no realizar el ejercicio con ayuda de los músculos abdominales.

4. La onda
Algunos músculos del suelo pélvico están dispuestos en forma de un ocho, pero con tres anillos. Un anillo se sitúa alrededor de la uretra, otro alrededor de la vagina, y el último alrededor del ano. Contrae éstos músculos de delante a atrás y relájalos de atrás a delante.

Haz estos ejercicios tantas veces como puedas al día. El objetivo es conseguir realizarlos sin que se noten. Cuando empieces a realizarlos, pueden parecerte incómodos y raros, pero pronto verás que podrás llevarlos a cabo sin que los demás se den cuenta.

Al principio, al practicar el ejercicio lento, puedes notar que los músculos no quieren mantenerse contraídos. También es posible que te canses enseguida con el rápido. Pero si perseveras, verás que en pocos días no te supondrán ningún esfuerzo.

Fuente : Ejercicios de kegel


Articulos relacionados

Ejercicios embarazo | Kegels

Ejercicios embarazo | Kegels

Ejercicios embarazo, los kegels, unos ejercicios fáciles de  hacer en cualquier lugar y muy recomendables para cualquier mujer, sobre todo a las embarazadas. En Embarazo10.com te contamos más sobre ejercicios en el embarazo, los kegels. Los ejercicios Kegels ¿Mejorar tu vida s...
Incontinencia urinaria femenina, la necesidad de romper el tabú

Incontinencia urinaria femenina, la necesidad de romper el tabú

En estos días, una noticia nos ponía sobre la mesa la problemática de la incontinencia urinaria femenina. La incontinencia urinaria de esfuerzo afecta a una de cada tres mujeres entre los 35 y los 54 años...
Ejercicios Kegel para la incontinencia urinaria

Ejercicios Kegel para la incontinencia urinaria

Ejercicios Kegel para la incontinencia urinaria. Este ejercicio, sencillo de hacer, ayuda a fortalecer los músculos pélvicos y no sufrir más la incontinencia urinaria o evitarla. Es recomendable para mamás recientes, personas con incontinencia de cualquier edad, y p...
Ejercicios para estar en forma (I)

Ejercicios para estar en forma (I)

Hacer ejercicio es una actividad que te mantendrá saludable y en buena forma. Muchas veces no sabemos cómo comenzar o mantener una rutina adecuada a nuestras necesidades pues no tenemos tiempo para ir a un gimnasio. En esta primera entrega de ejercicios para estar en forma, te dare...
Ejercicios de pilates para embarazadas

Ejercicios de pilates para embarazadas

La finalidad de los ejercicios de pilates son mejorar la postura y fortalecer y tonificar los músculos sin la utilización de pesas. El secreto es la combinación de la fuerza, flexibilidad, respiración y relajamiento. Tienes ejercicios de pilates para embarazadas que son muy...
Ejercicios para afinar la figura

Ejercicios para afinar la figura

Existen ejercicios para adelgazar, engordar, tonificar y para afinar. Lo que la mayoría de mujeres busca es una cintura plana y fina, sobre todo en verano para lucir el ombligo en la playa. Estos ejercicios para afinar la figura sirven como complemento a un plan de adelgazamiento compu...
Ejercicios de pilates reformer

Ejercicios de pilates reformer

Los ejercicios de pilates reformer son una innovación a los ejercicios de pilates tradicionales que se realizan en el suelo. Ya que en todo ejercicio relacionado con la actividad física se debe variar el nivel del ejercicio realizado luego de determinado tiempo de realización aument...
Cuando hacer ejercicios después del parto

Cuando hacer ejercicios después del parto

La idea de hacer ejercicios después del parto se hace muy frecuente en mujeres que dieron a luz hace poco, para recuperar su figura y ayudar a que el cuerpo vuelva a la normalidad; pero ¿cuál es el mejor momento? Los expertos recomiendan que después de 6 semanas, cuando...
Ejercicios para la osteoporosis

Ejercicios para la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad muy frecuente en los adultos mayores, que afecta en gran medida la calidad de vida, ya que se sufren fuertes dolores que los incapacitan muchas veces en sus actividades diarias. Si bien la medicina ofrece alternativas de tratamiento que son de gr...
50 ejercicios para los abdominales

50 ejercicios para los abdominales

De todas las partes de nuestro cuerpo, los abdominales son los que más nos preocupan siempre. Sin importar si eres hombre o mujer, todos quisiéramos tener una barriga plana y con una formación muscular perfecta. Para lograrlo necesitamos ejercitarnos como parte de nuestra rutina...
Ejercicios para fortalecer la espalda en casa

Ejercicios para fortalecer la espalda en casa

La espalda es una de las zonas del cuerpo que más maltratamos, pues hábitos comunes como adoptar una mala postura, no practicar suficiente ejercicio y hacer esfuerzos innecesarios ya son motivos para que la espalda quede dolorida. ¿Quieres comba...
Artritis: ejercicios recomendados

Artritis: ejercicios recomendados

En la nota anterior estuvimos hablando sobre una enfermedad muy conocida, se trata de la artritis. Vimos que la alimentación es un factor muy importante en este caso, aunque, esto no es lo único que debemos considerar, el ejercicio también es muy importante. Hoy hablamos sobre esto, ...

Tambien te puede gustar