Para mejorar tu experiencia en esta web utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios. 
Has clic  para consentir la utilización de cookies Acepto el uso de cookies.   mas info

Consejos para que los niños coman frutas y verduras

En el portal cultivamosfuturo.com hay una colección de consejos para que los niños coman fruta y verdura.

Se pueden mandar las ideas y recopilar los buenos consejos que ya están escritos. Las ideas se explican con textos, vídeos e imágenes. Las puedes ir leyendo todas o acudir a las mejor valoradas.

Es frecuente que en algunas casas los hijos se resistan a comer frutas y verduras, pero existen muchas tácticas para ayudarles a comer bien.

Decoración, psicología positiva, colores, sabores..Consejos para que los niños coman frutas y verduras

Comenzar cuanto antes
Desde que son pequeños es necesario poner en la mesa y ofrecer a los niños diferentes tipos de frutas y verduras y mostrarles cómo sus padres también las comen y disfrutan con ellas.

Aunque cuando son pequeños comen de todo en papilla, en cuanto empiezan a comer sólidos empiezan los problemas de los sabores. Es cuando los padres se convierten en la referencia en la mesa y si en la mesa no se sirven frutas y verduras suficientes, el niño no querrá probarlas o las rechazará. 

Debemos perseverar
Según varios estudios realizados, las preferencias alimenticias de los niños están fuertemente influenciadas por las veces que los padres sacan la comida a la mesa y por su perseverancia en volver a enseñar la comida que los niños rechazan.
Si los niños ven de nuevo la comida y los nuevos platos llegará un momento en que terminarán probándolo. Por tanto, si queremos que el niño coma judías verdes, es posible que tengamos que ponérselas de 10 a 15 veces antes de que se acostumbre a comerlas o, si el niño es rebelde, que llegue incluso a probarlas.

¿Es demasiado tarde para intentarlo?

Según los especialistas en nutrición infantil, la aceptación de los nuevos alimentos es más fácil en los niños cuando tienen entre 2 y 4 años. En la franja de edad de 4 a 8 años el número de comidas que a los niños les gusta no cambia demasiado.

Esto no quiere decir que si el niño tiene 6 años y no has conseguido que le guste un alimento no lo conseguirás en los años siguientes, sólo que será necesario algo más de esfuerzo y constancia por tu parte.

Realmente comer diferentes frutas no es tan problemático como comer verduras y es ahí dónde reside el reto para los padres. 

¿Por qué no les gustan las verduras?
La primera hipótesis defiende la idea de que los niños instintivamente comen para calmar su hambre. Los cereales, los azúcares o las féculas, sacian mucho más que las verduras o la fruta. De ahí su inclinación a elegir los primeros.

Las verduras tienen un sabor fuerte y en ocasiones amargo. Algunos estudios afirman que el gusto dulce es innato, por esta razón los bebés lo aceptan sin problemas; en cambio los gustos ácido, salado y amargo se aprenden y, en el momento de conocerlos serán mejor o peor aceptados por el niño.

Otra realidad es que cuanto menos acostumbrados a tomarlas estén menos les gustarán. Si se pierde el hábito de incluirlas en el menú, el niño acabará por olvidarlas. 

Las verduras, indispensables

Un niño entre 1 y 3 años debería comer, cada día, alrededor de 200 g de verduras y al menos una pieza de fruta.

Las verduras contienen una gran cantidad de elementos nutritivos, son ricas en vitamina A y C, esta última posee propiedades antibacterianas, muy necesario para los niños.
Son importante fuente de minerales, como el magnesio, el potasio, el calcio o el hierro. Asimismo contienen fibra, esencial para el correcto tránsito intestinal. Además su contenido en agua es sumamente importante (alrededor de un 90% de su peso es agua), ya que contribuye a la hidratación del organismo.

En conclusión, las verduras juegan un papel muy importante en la correcta alimentación, ayudando al equilibrio alimentario.
Consejos para conseguir que los niños coman frutas y verduras

•    Intentarlo varias veces

Existen multitud de sabores en las frutas y verduras que los niños aprenden a descubrir cada vez que prueban algo nuevo. No siempre les gustará lo que comen a la primera, así que habrá muchas ocasiones en las que necesitarán intentarlo varias veces hasta que se acostumbren al sabor.

Si no le gusta, no le fuerces demasiado. De esa manera evitas que haga una mala asociación del sabor y la comida. Pero hazle comprender que al menos tiene que intentarlo con un bocado. Finalmente aunque rechace la comida varias veces, si se le va cambiando la verdura, terminará probándola y acostumbrándose.

•    Ser su modelo comiendo verduras

Los niños se fijan en los mayores más de lo que nos pensamos y ante cualquier detalle con la comida que pueda ser insignificante para nosotros, ellos lo adoptarán inmediatamente.

Un truco para motivarles es cuando haya verdura en la mesa que te sirvas y al probarla digas: ¡Um, qué rico está!, o ¡estaba deseando comer espinacas! Los niños también te querrán imitar y seguro que te sorprenden algún día diciendo lo mismo que tú.

•    Fomentar la elección

Para cenar puedes preguntarle qué dos opciones prefiere de verduras que tengas preparadas. Con ello consigues que el niño sienta que su opinión cuenta. También resulta ser una pista para los padres a la hora de saber qué es lo que más le gusta y aprovechar la ocasión para introducir nuevas recetas. Puede que no acepte un tipo de verdura pero hay infinidad de variedades. Debes probar hasta descubrir las que le gusten.

 •    Poner la imaginación a trabajar

Si presentas el plato de una forma divertida puedes animarle a comer ese bosque que has podido hacer con brócoli, o una cara utilizando varias verduras. Incluso puedes pedirle que te ayude a colocar las verduras en el plato haciendo alguna forma geométrica. El microondas te puede ayudar a calentar el plato si tardáis mucho rato.

•    Añadir frutas y verduras a comidas que al niño le gusten

Puedes añadir fruta al yogur o combinar fruta en los cereales. Si por ejemplo cocinas espagueti puedes aprovechar para echarle verduras partidas finas y mezclarlo todo.

No resulta fácil hacer que los niños coman de todo. Pensemos en nosotros mismos, no comemos de todas las verduras y hay muchas que todavía no nos gustan. Pero otras que de pequeños no comíamos, de adultos hemos conseguido educar el paladar. ¡Cuánto tenemos que agradecer a nuestras madres que consiguieron hacernos comer casi de todo!. Y ahí encontramos la respuesta, en intentarlo muchas veces. La constancia y una buena educación en alimentación es importante para llevar una dieta equilibrada y desempeñar un papel importante en cualquier etapa de la vida.

  1. Predicar con el ejemplo. Esto es básico: los niños imitan y quieren parecerse a los mayores. En una casa donde la fruta no forma parte de la dieta de los adultos, es muy difícil incluirla en la de los pequeños. Además, si comen fruta, los mayores harán bien no solo a los niños, sino también a sí mismos. Se debe procurar, por otra parte, que las frutas estén visibles en el paisaje cotidiano, lo cual se puede lograr con la presencia de una fuente con una buena variedad en la mesa del comedor o en la cocina.
  2. Entrar por los ojos. Lo que más les gusta a los niños es jugar y, a menudo, viven el momento de la comida como una interrupción de su entretenimiento, que preferirían evitar. Por eso, una de las alternativas es lograr que la comida también tenga su toque de diversión. Una de las maneras de conseguirlo es a través de los cortes de las piezas de fruta y las posibles combinaciones. Es mucho más atractivo para el niño, y acrecentará sus ganas de comer, recibir una fuente multicolor, con trozos de fresa, manzana, naranja, melocotón y kiwi cortados en tamaños y formas similares, que una sola fruta entera. Otra alternativa es presentar los pedazos de fruta en un palillo de madera, a modo de brocheta.
  3. Combinar las frutas con otros productos. Este consejo se parece al anterior, pero en este caso, no solo se presenta la fruta de una manera original, sino que se mezcla con otros productos para obtener resultados nuevos. Un buen recurso es incluir trozos de fruta en leche o yogur natural, incluso, las empresas de productos lácteos comercializan desde hace tiempo este tipo de combinaciones. La manzana y algunos quesos, como el brie, dan también muy buenos resultados. Se pueden combinar tostas con finas rodajas de plátano. El único límite lo marcan la imaginación y el paladar.
  4. Hacer zumos. Los zumos son otra manera de consumir fruta. No se aprovechan todas sus propiedades nutritivas, ya que muchas de ellas se pierden, sobre todo la fibra y también las vitaminas, si se deja pasar demasiado tiempo desde que se exprime hasta que se bebe. De todas formas, los beneficios son variados: por un lado, la posibilidad de mezclar zumos de diferentes frutas y probar los resultados más ricos (esto puede suponer la puerta de acceso a un tipo de fruta que, al ser la pieza entera, el niño se niega a probar) y, por otro, los zumos sacian la sed en épocas calurosas, como alternativa a los refrescos.
  5. Promover la participación de los niños. Esta colaboración puede lograrse en la preparación de los alimentos. Mientras la persona mayor cocina, el pequeño puede pelar las frutas, organizar su presentación o realizar alguna otra tarea que no implique riesgos. Este contacto y su cercanía con la fruta ayudará a que aumenten sus deseos de probarla. También se puede incluir al niño en la toma de decisiones con preguntas como: «¿Qué comemos hoy, plátano o mandarina?». Esto no solo ayuda a que se sienta más implicado con la fruta, y como consecuencia más propenso a comerla, sino que además permite conocer mejor sus gustos y preferencias.
  6. No obligar ni insistir demasiado. Si comer fruta se convierte en una exigencia, u ofrecerla supone un momento de tensión y discusiones, es probable que el niño acabe por asociar la fruta con situaciones negativas, lo cual causará un comportamiento contrario al deseado. Si el pequeño se niega después de algunas propuestas, lo más conveniente es dejarle. Pero si el adulto come más tarde la fruta que el niño ha rechazado y manifiesta lo agradable que es su sabor y lo mucho que la ha disfrutado, el pequeño aumentará su curiosidad y sus deseos de imitar y de complacer a quien le cuida. Si no en ese momento, quizá la siguiente vez sí quiera comerla.

Visto en Blog bebes

Fuente : Consejos para que los niños coman frutas y verduras


Articulos relacionados

Estrategias probadas para que los niños se coman la verdura

Estrategias probadas para que los niños se coman la verdura

Es sabido que los niños en general no poseen buenos hábitos alimenticios y con frecuencia, se niegan a comer la verdura, así como otros alimentos saludables. Y aunque mucho depende de los hábitos del hogar y de los adultos que representan el ejemplo a seg...
Cómo lograr que los chicos coman más verduras

Cómo lograr que los chicos coman más verduras

Alimentar correctamente a nuestros niños es una de las principales tareas que tenemos como padres. El problema es cuando los niños se niegan a comer verduras, uno de los alimentos esenciales de toda dieta saludable. Para revertir este hecho entérate de algunas forma...
Consejos para que los niños coman más verdura

Consejos para que los niños coman más verdura

Seguro que en alguna ocasión habéis pensado cómo hacer para que los pequeños de la casa coman más verdura. Es todo un reto ya que la verdura no suele ser la comida que más gusta a los niños pero es fundamental para su nutrición y crecimiento puesto que aporta vitam...
Consejos para que los niños coman verduras

Consejos para que los niños coman verduras

Una de las difíciles tareas de los padres es lograr que los hijos consuman los nutrientes necesarios para su crecimiento y buena salud. Los niños suelen ser complicados en este sentido, ya que hay verduras que les disgustan simplemente por su forma o color y no ha forma ...
Desayunos saludables para niños

Desayunos saludables para niños

  A la mayoría de los niños no les agrada la hora del desayuno, porque dicen no tener hambre tan temprano en la mañana, por eso para muchos padres puede ser una verdadera batalla lograr que se coman su desayuno y más aún si este es saludable y muchos ingredientes no les ...
Mi niño no me come: entender y cómo solucionar esta situación

Mi niño no me come: entender y cómo solucionar esta situación

Uno de los grandes problemas para los padres y de los mayores retos es conseguir que nuestros niños coman de todo, o más específicamente verdura, pescado y fruta. Una alimentación equilibrada en la fase del crecimiento es esencial para un correcto des...
Recetas de cocina para niños de preescolar

Recetas de cocina para niños de preescolar

Generalmente cuando los niños tienden a asistir al jardín de infantes o al kínder, se inicia una etapa muy importante para ellos, ya que comienzan a desarrollarse aún más y sus necesidades nutritivas se elevan; esto hace fundamental preparar comidas que cuenten con es...
La obesidad infantil

La obesidad infantil

Laobesidadinfantil. Un informe preocupante ha sido publicado en Norteamérica, pero es una tendencia que se ve mundialmente, los profesionales han descripto este problema como una epidemia nacional. Cerca de nueve millones de niños están afectados con sobrepeso, eso equivale a un 15% de ni...
Las frutas no reemplazan a las verduras

Las frutas no reemplazan a las verduras

Hoy queremos tratar una cuestión muy importante que muchos suelen pasar por alto, hay quienes no gustan mucho de las verduras, por lo que las dejan de lado. Además, creen que pueden suplir la falta de estas a través de consumir más frutas lo cual es un error, vamos a conta...
Consejos para mejorar la alimentación del niño

Consejos para mejorar la alimentación del niño

Consejos para  mejorar la alimentación del niño. Es importante que exista una buena comunicaión entre padres e hijos, a fin de ayudarles a tener una  relación saludable con los alimentos y evitar que sean niños obesos en el futuro. A continuación aparecen una s...
Cómo prevenir la obesidad en nuestros hijos

Cómo prevenir la obesidad en nuestros hijos

Para poder conocer el cómo prevenir la obesidad, sera necesario el poder identificar las causas de esta verdadera enfermedad y los factores que inciden en su aparición, existiendo múltiples acciones de parte de los adultos que pueden ayudar a que los niños no desarrol...
Niños y colesterol

Niños y colesterol

Niños y colesterol. Aunque no creamos, el colesterol en los niños cada vez es más frecuente, y es difícil poner a un niño a dieta, pero si podemos ayudar a que la alimentación sea sana para controlar la ingesta de grasa. A raíz de muchas dudas de mamás con niños propensos a tener los ...

Tambien te puede gustar