Para mejorar tu experiencia en esta web utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios. 
Has clic  para consentir la utilización de cookies Acepto el uso de cookies.   mas info

Fortalecer las defensas

Fortalecer las defensasSiempre es positivo poner una atención especial en la alimentación para proteger las defensas. Sin embargo, con la temporada del otoño y del invierno, es posible sufrir una gripe, un constipado o un resfriado. Para prevenir estos posibles problemas de salud, puedes seguir los siguientes consejos médicos:

1) Es fundamental tomar frutas y verduras frescas. Por tanto, introduce estos alimentos en la dieta diaria. Disfrutar de las frutas propias de cada estación, por ejemplo, la manzana y la naranja. De hecho, nada como empezar el día con un buen desayuno y zumo de naranja. Aunque venden muchos productos envasados de este tipo la realidad, es que es mucho mejor tomar un zumo natural.

2) El sabor de una infusión es muy  positivo para las defensas y también, para evitar el frío propio del invierno. ¿Qué infusiones son recomendables? Gordolobo, eucalipto, té verde… El caldo también es bueno para cuidar la garganta.

3) Incluir cebolla y ajo en la dieta para fortalecer las defensas y el sistema inmunitario. Aunque también es verdad, que se trata de ingredientes que no gustan a todo el mundo.

4) Los expertos también aconsejan tomar miel. Un complemento que puede ser ideal para diferentes recetas. Por tanto, nada como optar por la cocina creativa.

5) Nada como pedir consejo al experto para que a principio del otoño, el paciente pueda seguir unas recomendaciones médicas.

El año nuevo ha abierto sus puertas, por ello, es bueno empezar con pensamiento positivo y con la mejor alimentación para poder disfrutar de la mejor salud a lo largo del 2012.

¿Cómo aumentar las defensas del organismo?

  • Apuesta por una alimentación sana, principalmente a base de frutas, vegetales y verduras, excelentes fuentes de vitaminas y minerales.
    Opta por aquellos alimentos buenos para aumentar las defensas, los cuales te ayudarán muy positivamente en este sentido.
  • Las vitaminas y los minerales pueden ser de gran ayuda a la hora de recuperar la energía y aumentar las defensas.
  • Duerme bien, aprovechando la luz natural, de forma que no obstaculices los procesos fisiológicos que se dan durante la noche. Esto te ayudará a recuperar la energía y a tener unas defensas más fuertes.
  • Mantén la calma y la relajación, y no te estreses por nada. Recuerda que el pánico, la depresión, laansiedad, el estrés, la angustia, el odio o el miedo pueden tener efectos negativos no solo para la mente, sino para la salud, restándote energías y defensas. Esto es así porque son enemigos comprobados del sistema inmune.
    Vive con optimismo y con alegrías. Disfruta de los beneficios de la risa, ya que tanto ésta como el humor ayudan a combatir las enfermedades.
  • El ejercicio ayuda a mantenernos activos, más ágiles y fuertes, además de combatir el estrés.

Nutrientes relacionados

Vitamina C: aumenta la producción de interferón (sustancia celular que impide a una amplia gama de virus provocar infecciones), por lo que la inmunidad se puede potenciar. Además, esta vitamina es necesaria para formar colágeno, un componente esencial de las membranas de las células, por lo que la vitamina C contribuye al mantenimiento de las barreras naturales contra las infecciones.
Fuentes alimentarias: Guayaba, kiwi, mango, piña, caqui, cítricos, melón, fresas, bayas, pimientos, tomate, verduras de la familia de la col, frutas y hortalizas en general.

Vitamina E: diversos estudios han demostrado que aumenta la respuesta inmunológica (se administró 200 mg/día de esta vitamina a personas que no seguían una alimentación sana y con defensas bajas, y su respuesta inmunológica mejoró notablemente).
Fuentes alimentarias: aceite de germen de trigo, aceite de soja, germen de cereales o cereales de grano entero (pan, arroz y pastas alimenticias integrales, etc.), aceites de oliva (principalmente, el virgen extra de primera presión en frío), vegetales de hoja verde y frutos secos.

Vitamina A: representa un papel esencial en las infecciones y en el mantenimiento de la integridad de la superficie de las mucosas (barreras naturales contra las infecciones).
Fuentes alimentarias de vitamina A: hígado, mantequilla, nata, huevo y lácteos completos.
Fuentes alimentarias de beta-caroteno: cuando el organismo lo requiere, se transforman en vitamina A. Presente en verduras de color verde o de coloración rojo-anaranjado-amarillento y algunas frutas (albaricoques, cerezas, melón y melocotón…).

Otras vitaminas: se han descrito alteraciones del sistema inmunológico asociadas al déficit de vitaminas del grupo B. La carencia de ácido fólico o vitamina B9 suprime la respuesta de algunos linfocitos, lo que a su vez se acompaña de una disminución de anticuerpos (sustancias que luchan contra los gérmenes y tóxicos). También se sabe que las deficiencias de tiamina o B1, riboflavina o B2, ácido pantoténico o B5, biotina o B8 y cianobalamina o B12, pueden disminuir la producción de anticuerpos.
Fuentes alimentarias: El complejo vitamínico B aparece en la mayoría de alimentos de origen vegetal (verduras, fruta fresca, frutos secos, cereales, legumbres) y en los de origen animal (carne y vísceras, pescado y marisco, huevos y en los productos lácteos). El ácido fólico se encuentra mayoritariamente en la verdura de hoja verde, legumbres verdes, frutas, cereales de desayuno enriquecidos e hígado, y la vitamina B12 abunda en el hígado y el marisco, pero también está presente en alimentos como carne, pescado, huevos y productos lácteos.

Flavonoides: no se consideran nutrientes, son sustancias propias de plantas (colorantes) de acción antioxidante. Están presentes en numerosos vegetales, algunos de los cuales potencian la acción de la vitamina C. Fuentes alimentarias: Verduras de la familia de la col, verdura de hoja verde, frutas rojas, moradas y cítricos.

Hierro: el déficit de hierro es relativamente frecuente y afecta principalmente a jóvenes y embarazadas; disminuye la proliferación (multiplicación y crecimiento) celular y la respuesta inmunológica. Fuentes alimentarias: hígado, carnes (especialmente la de caballo), pescado, huevo y, en menor proporción, lácteos.

Zinc: la carencia de cinc es relativamente frecuente en niños, mujeres embarazadas, madres lactantes, ancianos y personas vegetarianas o que realizan dietas bajas en calorías. El consumo habitual de tabaco también se puede considerar factor de riesgo de déficit. Su carencia influye en el sistema inmunológico y afecta fundamentalmente a órganos linfoides (que producen linfocitos) y a la respuesta inmunológica.
Fuentes alimentarias: mariscos, hígado, semillas de calabaza, quesos curados, legumbres y frutos secos, cereales completos, carnes, pescados, huevos y lácteos.

Selenio: el déficit de selenio afecta a la inmunidad, estando disminuida, entre otros, la actividad bactericida, la respuesta de los anticuerpos frente a ciertos tóxicos y el desarrollo de linfocitos.
Fuentes alimentarias: Carne, pescado, marisco, cereales, huevos, frutas y verduras.

Sugerencias

• Seguir una dieta variada, basada en alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales.

• Recurrir a los baños de temperatura alterna (fría, caliente) que estimulan la circulación sanguínea y linfática y fortalecen el organismo.

• Emplear, si es necesario, plantas medicinales que ayudan a reforzar la inmunidad (equinácea, tomillo, escaramujo, ajo, hojas de grosello negro, espino amarillo, etc.).

• Dormir el suficiente número de horas para favorecer el correcto funcionamiento de nuestro sistema de defensas.

• Realizar de forma regular actividad física de intensidad moderada (caminar a paso ligero, nadar, bicicleta, etc.).

• Aprender a llevar un ritmo de vida más relajado y a evitar el estrés, uno de los principales enemigos de nuestro sistema inmune.

• Cuando la dieta no es equilibrada, cabe la posibilidad de recurrir a complementos dietéticos, siempre bajo la prescripción de un profesional, teniendo en cuenta que al mismo tiempo se deben mejorar progresivamente los hábitos alimentarios.

Fuente : Fortalecer las defensas


Articulos relacionados

Alimentos para fortalecer el sistema inmune

Alimentos para fortalecer el sistema inmune

El primer paso para prevenir enfermedades está en nuestra alimentación, es decir, en seguir un alimentación saludable, balanceada y nutritiva, que asegure a nuestro organismo las defensas necesarias para combatir los virus y bacterias que nos circundan. El sistema inmun...
Ejercicios para fortalecer la espalda en casa

Ejercicios para fortalecer la espalda en casa

La espalda es una de las zonas del cuerpo que más maltratamos, pues hábitos comunes como adoptar una mala postura, no practicar suficiente ejercicio y hacer esfuerzos innecesarios ya son motivos para que la espalda quede dolorida. ¿Quieres comba...
Plantas que nos ayudan para los estados gripales

Plantas que nos ayudan para los estados gripales

La equinacea posee propiedades medicinales apropiadas para prevenir los estados gripales. La equinacea es una planta conocida bajo el nombre científico Echinacea pallida. Gracias a estos principios activos, la equinacea es efectiva contra la gripe y el resfriado. ...
Ejercicios para fortalecer las piernas

Ejercicios para fortalecer las piernas

Tanto para los hombres como para las mujeres, los ejercicios para fortalecer las piernas no pueden estar ausentes en la rutina de ejercicios. Es muy importante tener las piernas bien fuertes ya que son la base donde se apoya todo el cuerpo. Existen muchos ejercicios para las...
Vegetales para aumentar las defensas naturalmente

Vegetales para aumentar las defensas naturalmente

La naturaleza sabiamente nos provee de diferentes alimentos que aumentan nuestras defensas fortaleciendo nuestro sistema inmunológico de forma natural. Dentro de este grupo de alimentos hay algunos que son más que esenciales: los vegetales. Todos los vegetales h...
Alimentación para el sistema respiratorio

Alimentación para el sistema respiratorio

Durante estas épocas frías es normal contraer enfermedades que afectan nuestro sistema respiratorio, algo que puede evitarse si sabemos exactamente qué tipo de alimentación debemos llevar. Por eso, hoy vamos a contarte sobre los distintos alimentos que deberíamos inclu...
Baño natural para fortalecer las uñas

Baño natural para fortalecer las uñas

Cada vez son más los hombres que asisten a la manicurista y velan por el cuidado de sus manos, pero probablemente solo una mujer comprenda lo que significa una uña rota o quebrada, y perder meses de intenso esmero y cuidados dedicados en lograr que tus manos...
Ejercicios para fortalecer la columna

Ejercicios para fortalecer la columna

La columna es la base de nuestro cuerpo para mantenernos erguidos. Se apoya en los músculos que nos permiten movernos con facilidad y fomentan una postura correcta. Por esto, es importante que podamos ayudarle a estar firme, lo que podemos hacer a través de ejercicios para for...
Infusión de eucalipto para las bajas defensas

Infusión de eucalipto para las bajas defensas

Ya estamos en primavera disfrutando de los calores que poco a poco comienzan a hacerse más pesados. Esta es una estación conocida no solamente por las flores sino también por las consecuencias que tiene para con las personas alérgicas. Aunque, este no es el único probl...
Carne roja para fortalecer los músculos

Carne roja para fortalecer los músculos

La carne roja ha sido victima de múltiples mitos sobre sus contraindicaciones para la salud, especialmente sobre el aumento de peso. Pero, lo cierto es que no está del todo demostrado que la carne roja permita la acumulación de grasas en el organismo...
El fenogreco previene la gripe

El fenogreco previene la gripe

La gripe es un problema que más o menos sufrimos todos no sólo en invierno. Nuestros organismos están expuestos a la gripe todo el año, y a pesar de que este es un virus que no es del todo dañino y nuestro organismo tiene defensas contra él, es importante prevenir cualquier forma...
Ejercicios para fortalecer el centro de gravedad y equilibrio

Ejercicios para fortalecer el centro de gravedad y equilibrio

El centro de gravedad es la parte del cuerpo que nos permite mantener el equilibrio al movilizarnos. Abarca a las caderas, los músculos abdominales y la espalda baja. Pero el centro de gravedad también hace referencia al punto a cuyo al...

Tambien te puede gustar